Tamiz Auditivo

tamiz auditivo

El tamiz auditivo es un estudio que detecta problemas de audición en recién nacidos.

Uno de los problemas principales en el diagnóstico de pérdida auditiva, es que se trata de una condición que no se ve a simple vista y muchas de las conductas de los niños a veces confunden no sólo a los padres sino también a los médicos de primer contacto.
La prueba consiste en la colocación de una sonda que cuenta con un micrófono y una bocina. Se adapta una goma de látex en el conducto auditivo externo del paciente y con un equipo especial se realiza el estudio.

Este equipo emite sonidos que llegan al caracol (oído interno), este sonido obtiene una respuesta de las células del caracol, las cuales nos indican el estado de salud auditivo del bebé.

Si los resultados son positivos o “pasa”, significa que la respuesta de estas células son las normales. Si es negativo o “a control”, significa que la respuesta de estas células es baja o alterada por lo que se debe realizar un nuevo estudio. El resultado es inmediato.

resultados

La pérdida auditiva (hipoacusia) es un problema que puede ser incapacitante, sobre todo en lo relativo al contacto del ser humano con el medio que lo rodea. La imitación de los sonidos que escuchamos, incluso desde antes de nacer, es fundamental para la adquisición y el desarrollo del lenguaje oral. Un niño con pérdida auditiva moderada, severa o profunda, no será capaz de percibir la mayoría de los sonidos y por lo tanto sus posibilidades de desarrollo del lenguaje oral estarán limitadas o incluso podrían ser nulas.

Cuando un pequeño no presta atención en la escuela y es diagnosticado con déficit de atención, se ha demostrado que hasta el 15 %, lo que presentan es un bajo nivel auditivo. Al corregir ésto mejora su atención y dejan de tomar medicamento para ese déficit.
La correcta adaptación de auxiliares auditivos en una etapa de detección temprana, ayuda a que el desarrollo del lenguaje sea el correcto.
Existen algunos factores de riesgo para problemas de audición; si el bebé padeció alguno de estos factores, existe la posibilidad de que tenga algún grado de pérdida auditiva:

  • Producto de embarazo de alto riesgo
  • Antecedentes familiares de sordera
  • Cualquier malformación en cara o cuello
  • Sufrimiento fetal
  • Prematurez
  • Peso bajo al nacer (menos de 1500 g)
  • Apgar menor de 7 a los 5 minutos de nacido
  • Necesidad de permanencia en incubadora durante más de 24 horas
  • Hipoxia o asfixia neonatal
  • Permanencia en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales durante más de 24 horas
  • Hiperbilirrubinemia (principalmente si requirió exanguineotransfusión)
  • Administración de medicamentos ototóxicos (antibióticos de la familia de los aminoglucósidos, o diuréticos de asa, como el furosemide)
  • Enfermedades maternas como rubéola, citomegalovirus, herpes o toxoplasmosis

El contar con uno o varios de los factores arriba mencionados no es garantía de padecer un problema auditivo; sin embargo se sugiere la realización de por lo menos un tamiz auditivo

datos

DATOS: La hipoacusia (disminución del nivel de audición) es el defecto congénito más frecuente, superando al Síndrome de Down y la parálisis cerebral infantil, con una prevalencia confirmada, de 1 a 3 por cada 1,000 nacimientos en el contexto internacional. (OMS).

En México se estima que alrededor de 10 millones de personas tienen algún tipo o grado de alteración auditiva (OMS), Y nacen entre 2,000 y 4,000 niños con sordera congénita cada año.
Para consultar más sobre aparatos auditivos y problemas de audición vea esta página con información del Tamiz Auditivo